Trump. Es el nombre propio de este año. Y nos ha dejado innumerables y originales portadas, que van desde el toque sutil hasta el humor socarrón. Lo que está claro es que ha sido el protagonista de la prensa en el 2016. The Economist nunca decepciona con sus presentaciones, y ha aprovechado las elecciones para desenfundar algunas de sus ideas más originales.

También lo ha hecho Libération, que ha contado con fotografías en claroscuro para reflejar la sensación que para muchos despierta el nuevo presidente electo de Estados Unidos: miedo. Y una mención especial al periódico local granadino Ideal con su ‘Salió al revés’.

Como siempre, The New Yorker y el The New York Times Magazine han sorprendido con un tratamiento espectacular del asunto: en la primera portada, ‘America First’ llevado al extremo, y en la segunda, la promesa de Trump de construir un muro que separe a México de Estados Unidos.

Dos portadas más del The New Yorker: en una, los expresidentes históricos de Estados Unidos se avergüenzan del nuevo presidente, mientras que en la otra, Hillary Clinton, la candidata demócrata, descansa, destrozada en una esquina del cuadrilátero, como si fuera un augurio.

El 2016 ha seguido siendo un año que, desgraciadamente, ha estado marcado, otra vez más, por la crisis de los refugiados y por la guerra en Siria, que han sido otros de los asuntos principales de las portadas.

Y este fue también el año en el que nos dejaron muchas leyendas, entre otras, Muhammad Ali, la cintura de avispa. TIME nunca defrauda con sus portadas de personalidades, y esta vez tampoco lo hizo.

En junio llegó el inesperado resultado del referéndum británico para decidir la salida o la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea. ‘Brexit’ pasó a ser una palabra de dominio público, a pesar de que los tertulianos se han empeñado, desde el 23 de junio, en convertirla en ‘Bresi’. Y no, es ‘Brexit’.

Hay temas que nunca fallan: uno de ellos es el líder de Corea del Norte, Kim Jon Un. Las continuas pruebas de armas nucleares realizadas por el régimen de Pyongyang también han sido protagonistas de varias portadas.

Los atentados volvieron en 2016: Niza, Berlín, Bruselas, Orlando… Estos dos últimos ataques son los que copan las dos siguientes portadas.

Y el futuro de los jóvenes siguió siendo igual de negro este año que en el anterior. Y nada lo refleja mejor que esto de aquí abajo.

La Rusia de Vladimir Putin sigue siendo también un asunto que preocupa en las redacciones, y en la calle. El regreso del perfil bélico de Moscú en los últimos conflictos de Ucrania y de Siria han reabierto el enfrentamiento entre el Kremlin y la Casa Blanca.

Y cómo no, 2016 fue el año del Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan. Y poco que decir.

Por último, mención especial a Rodrigo Sánchez y todo su equipo de Unidad Editorial, por portadas como estas:



SOURCE