El trópico violento. En las faldas de las montañas emerge una urbe de árboles y autopistas, compañeras de un río pestilente y olvidado. Como una muralla vegetal se levanta el cerro que separa al mar Caribe de esta ciudad, formando un valle.

Ando leyendo novelas de Tarré Briceño, relatos de Uslar Pietri y poesía de Juan Calzadilla, viviendo el Beisbol, dolar today, malandreo, parley, amazónicas mujeres desafiando a la observación y el deseo,incertidumbre económica, los ojos de Chávez, los chaguáramos, la salsa que sobrevive a la madrugada, los centros comerciales, tierra de nadie, las plazas de luz amarilla que se prestan para patinar de noche, el rap, el metro, el miss Venezuela, La Gran Pulpería del Libro, el Ávila, y la cuna del Libertador, mientras habito determinada hora en esta incierta urbe del Caribe




SOURCE