La historia comienza en el verano del año 2017. Con la idea de mantenernos en forma y saludables, veníamos utilizando diferentes apps que nos ayudaban a mejorar nuestra salud. Entre ellas se encontraba una app para controlar nuestro consumo de agua. Como no nos convencía, nos descargamos otra… y otra… y otra… pero ninguna colmaba nuestras expectativas.

A esa situación le sumamos nuestro deseo de emprender la aventura de crear nuestro primer producto: Una app para controlar tu consumo de agua.
Un producto que no requiere un desarrollo tan grande y que se encuentra dentro de un nicho que veíamos estancado por el monopolio de algunas apps que no ofrecían la experiencia que esperábamos.

Tener claro el norte

Teníamos que tener el objetivo claro para mantener la motivación y evitar frustraciones en el futuro. El camino requería un gran esfuerzo de nuestra parte (trabajar por las noches y los fines de semana) y necesitábamos estar convencidos de qué queríamos lograr con esto.

Después de algunas charlas entre el equipo definimos nuestro principal objetivo:

Pasar por la experiencia de pensar, diseñar, desarrollar y lanzar un producto propio.

En ese objetivo ambicioso, había algo implícito; tenía que ser un producto de calidad. Que sea un reflejo de lo que somos capaces de hacer como equipo.

Comienza la aventura

Lo primero que hicimos fue bocetar un primer MVP con las funciones core (agregar ingesta y ver tu consumo de agua) para que pudiera comenzar el desarrollo mientras íbamos definiendo el producto y así, ganar tiempo.

Analizamos a nuestros competidores y los features que tenían para estar a la altura de la competencia.

Encontramos en la UX/UI una oportunidad para diferenciarnos de nuestros competidores y trabajamos arduamente para encontrar una identidad amigable y atractiva. Queríamos despegarnos del aspecto científico que la mayoría de las apps tenían para ir a un territorio donde se respire un aire lúdico.

¡Viento a favor!

Todo iba viento en popa, el equipo se entendía a la perfección. Los devs de Android y iOS trabajando a la par de Producto y UX, como los libros indican. Nuestros procesos se aceitaban y cada día trabajábamos mejor en equipo.

Ya salían las primeras builds que usábamos para testear con usuarios. Aprendíamos de ellos e íbamos iterando el producto.

Ver que el sueño de nuestro producto se hacía realidad nos mantenía la motivación muy alta.

De repente… las nubes y con ellas, la tormenta.

El tiempo pasaba y las builds empezaron a prender frecuencia, la motivación se iba apagando. Las fechas de release se iban corriendo y parecía que habíamos fallado en la estimación. Era difícil coordinar para encontrarnos después del trabajo o los fines de semana debido a diferentes circunstancias que atravesaban los miembros del equipo.

La falta de tiempo nos hacía perder el foco y el sueño de nuestra propia app se iba diluyendo.

Sale el sol

En ese lapso, tuvimos la idea de presentarle nuestro proyecto a una persona importante del mundo Apple (si, Apple). Armamos una presentación digna de una Startup de Silicon Valley y se la presentamos en un famoso hotel de Buenos Aires.

Su fascinación con el producto y el potencial que le veía por cómo lo estábamos encarando fue el empujón que necesitábamos para recuperar la motivación.

Nos hizo de mentor y nos dio muchos consejos para que podamos realizar un producto que esté a la altura de las circunstancias.

¡Icen velas!

Sabiendo que el producto tenía potencial (dicho por un experto en el tema) y con nuestra motivación en alto, el tramo final fue increíble.

Seguíamos testeando, iterando, aprendiendo. Queríamos que los usuarios amen nuestra app y encuentren cosas que normalmente no encontrarán en nuestros competidores.

Un gran ejemplo de eso fue ofrecer los features de iOS10 como el widget, force touch, sync con AppleHealth y GoogleFit en nuestras versiones gratuitas.

O animarnos a gamificar el producto, ofreciendo rewards que gana el usuario a medida que va cumpliendo objetivos, lo que aumenta el engagement.

¡Tierra a la vista!

Llegó el día del release. Después de preparar todos los assets correspondientes para el Store y hacer el submit, nos sentamos a esperar la aprobación…

… y ¡llegó! Luego de tantos meses de trabajo, nuestro producto estaba vivo, al alcance de todos. La felicidad de haber alcanzado el objetivo nos desbordaba. Nos fundimos en un abrazo y esperamos ver la reacción de los usuarios, nuestros usuarios.

Vimos que las descargas aumentaban y nuestra app se llenaba de buenas reviews. Entramos rápidamente en el ranking de Health&Fitness y en menos de 1 día, ¡estábamos cerca del top 50!

Al barco nuevamente…

Más allá de haber disfrutado el release de nuestro primer producto. Pasaron 2 dias y como ya habíamos alcanzado la meta, una sensación de comodidad nos empezó a molestar. Queríamos volver a embarcarnos, a sentir ese aire desafiante e incómodo que habíamos sentido todo este tiempo.

Con el primer objetivo cumplido, estamos definiendo nuestra próxima meta.

¿Qué se viene?

Seguir mejorando el producto, y la posible implementación de AR, IoT y ML aparecen como nuevas aventuras en nuestro horizonte.

> Descarga Waterink para iOS

> Descarga Waterink para Android




SOURCE